Argentina | Las medidas ultraliberales de Milei desatan las primeras protestas callejeras en Argentina – El Salto

0
20


Desde los balcones de los edificios de varios barrios de la Ciudad de Buenos Aires se escucharon golpes de cacerolas y sonaron por las calles las bocinas de automóviles. Ocurrió minutos después de que el presidente Javier Milei, comunicara por cadena nacional desde el Salón Blanco de Casa Rosada y acompañado por todos sus ministros, un mega Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), inédito en la historia nacional y que plantea reformas estructurales profundas junto con la desregulación completa de la economía.

Uno de los autores de algunos de los artículos más importantes del decreto denominado “Bases para la Reconstrucción de la Economía Argentina”, fue el ex presidente del Banco Central durante el Gobierno de Mauricio Macri, Federico Sturzenegger, quien insólitamente estuvo entre los funcionarios del gabinete nacional que secundaron a Milei en el anuncio de Casa de Gobierno.

El decreto anunciado por Milei golpea el parlamento y plantea una salida política autoritaria que algunos analistas comparar con el autogolpe de Fujimori en Perú en 1992. Con un discurso completamente leído, el presidente agitó fantasmas del pasado para justificar el ajuste al señalar que “esta puede ser la peor crisis de nuestra historia”.

El decreto anunciado por Milei golpea el parlamento y plantea una salida política autoritaria que algunos analistas comparar con el autogolpe de Fujimori en Perú en 1992

Como si aún estuviera en campaña electoral Milei atacó una vez más al “colectivismo” y señaló que es “el fundamento básico del modelo de la casta”. Minutos después del decretazo de Milei, se empezaron a escuchar golpes de cacerolas en edificios de distintos barrios de la Ciudad de Buenos Aires. Durante la noche y la madrugada hubo protestas en los barrios porteños de Boedo, Recoleta, Balvanera, Villa Crespo, La Boca, San Cristóbal, Saavedra, Flores, Lugano, Parque Chacabuco, Parque Centenario, Parque Patricios, San Telmo, Barracas, Lugano, Caballito, Congreso y otros. También hubo protestas en el Conurbano Bonaerense en los municipios de Lanús, Morón, La Matanza, Avellaneda, La Plata y otras ciudades. También se registraron manifestaciones callejeras en Rosario. La mayor concentración de manifestantes se dio frente al Congreso de la Nación. En X se hicieron tendencia hashtags como #Cacerolazo o #ParoNacional. 

La multitud llegó desde los distintos barrios golpeando las cacerolas y trayendo la memoria de las manifestaciones ocurridas en ese mismo lugar hace 22 años, un 20 de diciembre de 2001, cuando la protesta popular fuertemente reprimida por la policía, derivó en la renuncia del entonces presidente Fernando De la Rúa, en medio de un país atravesado por una crisis histórica. Hoy el contexto es diferente, como también el detonante de las manifestaciones que comenzaron ayer jueves en Buenos Aires, antes de los anuncios de Milei. Desde la tarde del jueves 20 de diciembre, organizaciones sociales, del sindicalismo combativo y la izquierda habían logrado llegar a Plaza de Mayo a pesar del enorme operativo represivo desplegado por la Policía de la Ciudad y las fuerzas federales, que había sido anticipados días antes por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, bajo el nombre “protocolo anti piquetes”.

“Estamos ante una verdadera estafa electoral, porque Javier Milei prometió que venía a atacar a la casta y finalmente vino a aplicar un feroz ajuste al pueblo trabajador”, dijo la diputada del Frente de Izquierdas Myriam Bregman

La diputada nacional del Frente de Izquierda, Myriam Bregman, señaló que es imposible prohibir la protesta social en medio de semejante plan de ajuste y agregó que “estamos ante una verdadera estafa electoral, porque Javier Milei prometió que venía a atacar a la casta y finalmente vino a aplicar un feroz ajuste al pueblo trabajador”. 

A diez días de haber asumido como presidente de la Argentina, Javier Milei ha lanzado una serie de medidas claramente anticonstitucionales, que agravan el malestar social y profundiza la crisis política, social y económica. El feroz DNU firmado por Milei plantea entre otras medidas la reforma laboral y la prohibición del derecho a huelga para amplios sectores de trabajadores, la derogación de la ley de Ley de Alquileres, la conversión en sociedades anónimas de todas las empresas estatales para luego privatizarlas, la eliminación de la Ley de Promoción industrial e importantes reformas ligadas a la salud y las obras sociales. Ni Carlos Saul Menem en los años 90 se atrevió a un plan semejante en forma de shock y como parte de un plan fiscalista ultra ortodoxo.

El proceso de movilización que comienza a enfrentar el plan de ajuste más brutal de la historia, que pretende ser llevado adelante con mano dura y autoritarismo, promete nuevos capítulos en estos días. Parecen asomar momentos de profunda inestabilidad social y política en la Argentina, en el que la calle tendrá la última palabra.





Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here