Descubren cuál es el fallo del sistema inmunológico que origina el Covid persistente

0
22


Un sanitario realiza una prueba Covid (Shutterstock)
Un sanitario realiza una prueba Covid (Shutterstock)

Casi cuatro años después de la pandemia, los científicos continúan estudiando y descubriendo nuevos aspectos sobre el virus que paralizó el mundo y dejó tras de sí millones de muertos. Ahora, un equipo de científicos liderados por el Hospital Universitario de Zúrich ha hallado una nueva arista del coronavirus que podría suponer un gran avance contra la enfermedad: se ha descubierto el fallo de nuestro sistema inmunológico que provoca el Covid persistente.

El sistema del complemento es una de las partes más importantes del sistema inmunológico, y es ahí donde se encuentra el origen de este síndrome. A raíz de esto, dicha investigación internacional ha logrado identificar una serie de biomarcadores que pueden mejorar el diagnóstico de la enfermedad y el abordaje farmacológico.

Te puede interesar: La epidemia del coronavirus que existió hace 25.000 años: así mutaron los genes de las poblaciones afectadas

Según los resultados publicados hoy en la revista Science, esta alteración del equilibrio del sistema del complemento hace que el sistema inmune ataque a las células del endotelio, que recubren la capa interna de los vasos sanguíneos. Esta reacción provoca una inflamación del endotelio y propicia la formación de trombos, lo que reactiva al propio sistema del complemento. El problema que se genera es que se termina creando un bucle de retroalimentación difícil de salir. Según publican los autores de la investigación en Sciencie, “debería considerarse la evaluación cardiovascular precoz de los pacientes con Covid persistente”.

Una prueba PCR (Shutterstock)
Una prueba PCR (Shutterstock)

Para el estudio, se han analizado 6.596 proteínas en la sangre de 152 personas, de las cuales 113 pasaron la enfermedad en el primer año de la pandemia y 39 eran voluntarios sanos. Entre las que contrajeron la infección, un 50% seguían teniendo síntomas un mes después del diagnóstico inicial, por lo que fueron clasificadas como casos de covid persistente. En estos pacientes, los científicos encontraron una activación excesiva del sistema del complemento desde la fase aguda de la infección

Te puede interesar: La “enfermedad X” no es una amenaza real, según epidemiólogos españoles: por qué genera confusión la supuesta nueva pandemia

Los síntomas del Covid persistente pueden fluctuar o mantenerse en el tiempo, empeorar debido a un mayor esfuerzo físico o mental e incluso limitar la capacidad funcional o las capacidades cognitivas. Los síntomas son muy variados y se recogen en varios grupos, siguiendo al Ministerio de Sanidad:

  • Generales: cansancio, malestar general, dolor muscular y articular, mareos, fiebre, trastornos del sueño.
  • Respiratorios: tos, sensación de falta de aire.
  • Digestivos: diarrea, pérdida de apetito, dolor de estómago.
  • Dermatológicos: erupciones, caída del pelo, debilidad en las uñas.
  • Neurológicos: dolor de cabeza, “niebla mental”, dificultad para concentrarse, pérdida de gusto y olfato, parestesias y alteraciones del estado de ánimo.
  • Oídos, ojos, garganta: dificultad para tragar, pitidos en los oídos, ojos secos o conjuntivitis.
  • Cardiovasculares: palpitaciones, cambios de la tensión arterial.
¿Pueden las personas sufrir de “resfriados prolongados” como lo hacen con el COVID prolongado?

La campaña de vacunación contra el COVID-19 en España comenzó a finales de diciembre de 2020, tras la autorización de las primeras vacunas por parte de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). La estrategia de vacunación se estableció siguiendo un esquema de priorización, inicialmente enfocado en los grupos más vulnerables y en aquellos con mayor riesgo de exposición al virus, como el personal sanitario y los residentes de centros de mayores.

España ha utilizado vacunas como Pfizer-BioNTech, Moderna, AstraZeneca-Oxford y Janssen (Johnson & Johnson), entre otras que han ido recibiendo la aprobación correspondiente. La logística y la distribución de las vacunas se han gestionado de forma centralizada, con entregas periódicas a las comunidades autónomas que, a su vez, organizan la administración de las dosis siguiendo el plan de vacunación establecido a nivel nacional.



Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here