Tenemos otra princesa desaparecida, además de Mary de Dinamarca: Mette-Marit de Noruega

0
26


Elena de los Ríos

Sorprendentemente, la vida se ha complicado repentinamente en varias familias reales europeas, que se enfrentan a unas
Navidades más delicadas de lo habitual. No nos referimos a la británica y la española, donde los sustos son constantes desde hace una década y el gabinete de crisis es ya habitual. La incertidumbre afecta, ahora mismo, a la monarquía danesa y noruega: las princesas
Mary de Dinamarca y Mette-Marit han desaparecido.

No es que no sepamos el paradero de estas dos futuras reinas, ambas muy queridas por sus respectivas ciudadanías. Sin embargo, tanto la situación de
Mary Donaldson como la de Mette-Marit preocupa, y mucho, sobre todo a sus familias. En especial en Dinamarca, donde no terminan de tener del todo claro si la esposa del príncipe heredero Federico pretende
volver a Copenhague para pasar la Navidad en familia, o no.

Haakon y Mette-Marit de Noruega, de gala con motivo de la coronación de Carlos III, el pasado mes de mayo. /

d.r.

Como el miedo es libre, se teme que Mary Donaldson esté tan disgustada por
las fotos de Federico con Genoveva Casanova que prefiera quedarse en Australia, con sus padres y hermanos, en vez de volver a su hogar de adopción en el palacio de Amalienborg. Estaríamos ante
un caso similar al de Charlène de Mónaco, también autoexiliada en su tierra natal, Sudáfrica, durante casi un año en 2021. Blandió motivos médicos para su espantada, cosa que no va a poder hacer Donaldson.

Sería un escándalo absoluto que
Mary de Dinamarca no volviera de Australia , pues supondría un reconocimiento de la infidelidad de Federico y un refuerzo del
descrédito del futuro rey ante la opinión pública de su país. Por primera vez en cuatro años, la reina Margarita ha adelantado a su hijo en la última encuesta de popularidad: un 38 % de los encuestados la considera la mejor figura para representar a la Corona, frente al 27 % que deposita su confianza en Federico.

Aunuqe Mary Donaldson está disfrutando de un diciembre playero en Australia, ha publicado esta invernal foto en su perfil de Instagram. /

d.r.

Recordemos que, hasta
la irrupción de Genoveva Casanova en la vida del heredero Federico, la opinión pública danesa discutía la conveniencia de que su madre
abdicara, debido a su avanzada edad. El debate, claro, ha quedado aparcado dada la nueva coyuntura, en la que el futuro rey vuelve a aparecer como inmaduro y poco consciente de sus obligaciones como futuro jefe de Estado.

De momento, la princesa Mary solo ha dado señales de vida a través de su Instagram, con un reflexivo post dedicado al
paso del tiempo, como cierre de año de la Mary Foundation, su plataforma benéfica. «El tiempo es algo peculiar», escribe la princesa de Dinamarca
desde Australia, sin disimular su melancolía.

«Cuantos más años has vivido, más rápido parece pasar el siguiente año. Al mismo tiempo, te vuelves cada vez más consciente de
lo precioso que es cada momento -y cada año-. La transición hacia el nuevo año es siempre una oportunidad para hacer una pausa y apreciar todo lo que ha sucedido a lo largo del año», remata.

Mary podría estar disimulando una crisis matrimonial

Sabemos que Federico está con Mary Donaldson y sus dos hijos pequeños en Australia, pero no existe testimonio gráfico que confirme que solo están disfrutando de unos días de playa antes de sufrir la nieve del Palacio de Marselisborg, y no
disimulando un enfriamiento creciente de su relación matrimonial. Pueden estar físicamente juntos para guardar las apariencias, pero sentimentalmente a muchos kilómetros el uno del otro.

La felicitación de Navidad de la familia real de Noruega, este año sin Mette-Marit. /

d.r.

Muy cerca, en Noruega, las Navidades también se viven con cierta incertidumbre debido a la
desaparición de la princesa Mette-Marit: no ha posado para la
felicitación oficial de Navidad que ya ha publicado la familia real noruega. En ella vemos al príncipe Haakon, sus hijos Ingrid y Sverre Magnus y los reyes Olaf y Sonia, sentados en su residencia de Oslo. Falta, evidentemente, la futura reina.

La ausencia de Mette-Marit no tiene que ver con una crisis sentimental, pues
su matrimonio con Haakon de Noruega se cuenta como uno de los más estables entre los príncipes europeos. En principio, se temía por una recaída en la
enfermedad crónica que, según supimos este verano, la obligó a tomarse una baja de sus obligaciones institucionales. Pero, no. No es la fibrosis pulmonar.

Según los portavoces oficiales de la familia real noruega, Mette-Marit ha tenido que confinarse voluntariamente por haber
contraído el covid. La precaución es máxima, pues como enferma crónica de fibrosis pulmonar es considerada un paciente de alto riesgo. De ahí su ausencia el día que se tomó la foto con la que los reyes de Noruega
felicitan la Navidad a sus compatriotas. También está en duda para el resto de eventos navideños que se celebran en el palacio de Kongsseteren.



Source link

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here